Home / Noticias / Marcha del diálogo entre Llamac y Santa Luisa depende de voluntad de la empresa para atender las justas demandas de la comunidad

Marcha del diálogo entre Llamac y Santa Luisa depende de voluntad de la empresa para atender las justas demandas de la comunidad

Más de 24 años han transcurrido desde el inicio de las operaciones mineras en los territorios de la comunidad campesina de Llamac, ubicada en el distrito de Pacllón, provincia de Bolognesi en la Región de Ancash; y a pesar de la problemática socioambiental generada por la presencia de la compañía Minera Santa Luisa, los comuneros creen que es posible establecer una nueva forma de relacionamiento entre ambas partes basadas en el respeto mutuo.

Y es lo que la comunidad ha planteado ante las autoridades del Ministerio de Energía y Minas, además de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad. La firma de un convenio marco que garantice el relacionamiento entre empresa y comunidad, sobre la base del respeto de los derechos, principalmente, los derechos de los comuneros.

A pesar de la resistencia de la empresa, el proceso de diálogo iniciado tras la protesta pacífica que acató Llamac desde pasado 20 de noviembre, parece apuntar a la firma de un nuevo convenio en donde se espera que ambas partes salgan beneficiadas y no solo la empresa como se ha venido dando en los últimos años. Los convenios firmados en los años 2008 y 2013 así lo demuestran.

La comunidad, a través de sus autoridades y delegados han logrado poner sobre la mesa de discusiones, criterios básicos sobre los cuales enmarcar este nuevo convenio. El reconocimiento de sus derechos a ser compensados por el uso de sus tierras, el sinceramiento y acceso a información sobre el uso real de su territorio en las operaciones petroleras, la necesidad de contar con un inventario de pasivos ambientales generados por las operaciones mineras; y el cumplimiento de las acciones de responsabilidad social por parte de la minera Santa Luisa.

El pasado seis de diciembre fue la primera reunión de la mesa de diálogo entre empresa y comunidad. La reunión se desarrolló en el campamento minero de Pallca, lugar al que llegaron más de un centenar de comuneros, para exigir respeto a sus derechos, esto a pesar del inclemente frío y la lluvia que caía en esa zona.

En los próximos días la comunidad debe hacer llegar sus propuestas, en cada uno de los seis puntos planteados en la agenda, a la espera que el 31 de enero del 2017 la empresa comience a dar respuesta a cada una de ellas.

Los comuneros de Llamac no se oponen a las actividades mineras en sus tierras, pero tampoco quieren que se continúe pisoteando sus derechos y están dispuestos a defenderlos, apelando al diálogo y dejando en claro que si esto no camina es por responsabilidad exclusiva de la empresa Santa Luisa.

Datos:

En 1999, la empresa apelando al principio de oportunidad consiguió que la comunidad le vendiera 1500 hectáreas para el desarrollo de sus operaciones. A cambio se comprometió a no denunciar, por el supuesto delito de terrorismo, a los comuneros que habían salido a protestar por el derrame de relaves al río Llamac. Además, el pago que debía hacer por las tierras se destinó a la construcción de un canal de regadío que fue valorizado en casi un millón de soles.

Durante protestas de 1999, tres personas fueron heridas de bala tras la violenta represión a los comuneros que reclamaban por la contaminación de las aguas del río Llamac. En ninguno de los casos, los comuneros recibieron apoyo alguno de parte de la empresa ni el Estado, para su recuperación.

La mayoría de los compromisos asumidos en los convenios firmados en los años 2008 y 2013 fueron incumplidos por la empresa. A pesar de esto, Santa Luisa insiste en la validez y vigencia de los convenios.

Uno de los acuerdos más cuestionados es el referido al empleo ofrecido a los comuneros de Llamac. Al tratarse de personal de mano de obra no calificada reciben un sueldo de 32 soles, en los cuales está incluida la asignación por alimentos que es de siete nuevos soles. Este fue uno de los principales reclamos de la población y lo que originó las protestas contra la minera.

El año 2013, la empresa solicitó la suspensión temporal de sus actividades. El plazo para el reinicio de las mismas vencía el 20 de noviembre último.

About admin

Check Also

Expondrán problemática de comunidad de Chacña en Comisión de Pueblos del Congreso

La problemática generada por la presencia de la minería ilegal en la comunidad de Chacña, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *