Georreferenciarán contrato de compra y venta, para verificar si Santa Luisa se apropió indebidamente de tierras de la comunidad de Llamac

Empresa habría operado por 10 años sin permiso, ni acuerdo con la comunidad

Con la finalidad de establecer si de acuerdo a los hitos señalados en la escritura de compra y venta de tierras, celebrada en 1999, entre la Compañía Minera Santa Luisa y la comunidad Campesina de Llamac, corresponde a una extensión de mil 500 hectáreas o más, la comunidad y la empresa minera conformarán una comisión que se encargará de delimitar dichos terrenos.

Este fue uno de los acuerdos a los que llegaron ambas partes, durante la reunión que sostuvieron el 31 de enero último en el campamento minero Pallca, en el marco de la mesa de diálogo establecida para atender la problemática socio ambiental de la comunidad de Llamac.

La georreferenciación se hará sobre la base de las mil 500 hectáreas de tierra que fueron cedidas por la comunidad, para el desarrollo del proyecto minero Pallca y que, a entender de la comunidad, la extensión real de esas tierras sería hasta el doble de lo señalado en el contrato de compra y venta.

Se espera que además de los representantes de Llamac y Santa Luisa, se sumen al grupo de trabajo representantes de la Dirección de Gestión Social del Ministerio de Energía y Minas y la Defensoría del Pueblo.

En cuanto al tema de la servidumbre, pendiente de resolver, va quedando en claro que entre los años 1997 y 2008, la empresa ha venido empleando los territorios comunales sin ningún tipo de acuerdo para ello.

Uno de estos casos es el referido a la construcción de la carretera Abra Kuntush – Salhuayog – Taulipampa. Sobre el mismo, se determinó que cada una de las partes conformará una comisión que se encargará de recopilar la información y documentos necesarios para sustentar sus posiciones, las mismas que deban ser planteadas en la siguiente reunión.

Cabe indicar que la comunidad sostiene que no existe ningún convenio sobre el uso de sus territorios para la construcción de esta carretera. Además, debe determinarse el tiempo que la empresa ha hecho uso de esa vía y establecerse el pago de servidumbre correspondiente a ese periodo.

De otro lado, en lo que respecta a la carretera Llamac – Mashcash, cuya construcción, de acuerdo al convenio firmado por la comunidad y la empresa en 1997, debió considerar las especificaciones técnicas señaladas por el Ministerio Transportes y Comunicaciones; se solicitará información al Instituto Vial de la provincia de Bolognesi para que aclare sobre las condiciones técnicas requeridas por el MTC a la fecha de su construcción.

Otro de los temas del diálogo fue el tema laboral. La comunidad ha planteado el acceso de trabajo digno y bien remunerado, a través de un sistema rotatorio que permita a varones y mujeres, entre 18 y 65 años de edad, beneficiarse de esta oportunidad laboral. Sin embargo, no se arribó a un acuerdo de las partes, por lo que la discusión continuará en la siguiente reunión planteada para el 16 de febrero próximo.

Puede interesarte

Nueva directiva de Aucallama en defensa de comuneros injustamente detenidos por defender sus tierras

La nueva junta directiva de la comunidad campesina de Aucallama, presidida por la señora Reina …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *