Comunidad Campesina de Aucallama denuncia a malos efectivos policiales que estarían colaborando con mafias de traficantes de tierras

La comunidad campesina de Aucallama, ubicada en la provincia de Huaral, solicitó al Ministerio del Interior que se investigue el accionar de algunos mandos policiales de ese distrito, quienes lejos de garantizar la seguridad y tranquilidad en sus tierras, vienen apoyando la invasión de su propiedad.

En reunión sostenida en la víspera con representantes del Ministerio del Interior, la directiva de la comunidad denunció que existe toda una estructura mafiosa de trafico de tierras que para lograr sus propósitos cuentan con el apoyo de la Policía Nacional.

Además, se han desarrollado una serie de supuestos operativos policiales dentro de las tierras de la comunidad en los que se ha detenido a los propios comuneros acusándolos como traficantes de tierras. A muchos de ellos, se les ha sembrado armas de fuego para agravar su situación legal.

En los últimos dos años se han registrado hasta cinco de estos incidentes en los que la policía, a pesar de tener conocimiento de que los terrenos en cuestión pertenecen a la comunidad de Aucallama, sus integrantes terminan denunciados por los invasores, contando para ello con todo el respaldo de los efectivos que se parcializan en la etapa de investigación de los hechos.

El más reciente de estos hechos, se produjo el 29 de julio último, cuando un grupo de comuneros se encontraban realizando trabajos comunales. Hasta el Km 67 de la Variante Pasamayo llegaron aproximadamente 50 personas, todas ellas portando armas de fuego, acompañadas de efectivos de la Comisaría de Aucallama y el serenazgo de la Municipalidad de Aucallama. Mientras los efectivos policiales y serenazgo bloqueaban las vías de tránsito, las demás personas destruyeron los cercos y chozas de la comunidad.

En varias ocasiones a los comuneros, para justificar el mal accionar de los efectivos policiales, se les ha pretendido acusar por supuestamente estar involucrados en actos criminales como robo de viviendas, tráfico de drogas y tráfico de tierras. Incluso, a algunos de los comuneros se les ha señalado como integrantes de la supuesta organización criminal denominada “Los Injertos de Aucallama”.

La directiva de la comunidad, lamentó que las mafias de tráfico de tierras, que vienen operando en el Norte Chico, hayan encontrado en autoridades en integrantes de la Policía Nacional a sus ocasionales cómplices.

Puede interesarte

San Juan de Yanacocha se prepara para retomar el diálogo con Buenaventura y el Estado

Con la finalidad de adoptar una serie de acuerdos que le permitan retomar el proceso …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *